Cómo distribuir tu primera oficina

Ya tienes tu oficina lista para dar el siguiente paso, el de amoblarlo, pero necesitarás realizar un reconocimiento del espacio general para tener tus áreas listas.

Conociendo el espacio podrás determinar la mejor ubicación de cada área, y así conseguir un entorno agradable para quienes trabajarán en la oficina y para las futuras visitas de tus clientes.

Hay muchos aspectos que deberás tener en cuenta para una armoniosa distribución, y seguir ciertas reglas básicas.

El objetivo es construir un ambiente agradable para poder aumentar la productividad, una buena distribución en la oficina puede aumentar la calidad del trabajo de tu empresa.

 

 

Empezando con lo básico

Hablemos de los espacios básicos para la distribución de tu nueva oficina. Estos son la puerta de acceso y recepción, los puestos de trabajo, la sala de reunión y el espacio de descanso o esparcimiento.

 

  • La puerta y recepción. Es el primer contacto con tu empresa, por eso debe ser un espacio cálido, acogedor, despejado y ordenado, con muebles funcionales y cómodos.

 

  • Los puestos de trabajo. Deberán ser un espacio amplio y con entrada de luz natural. Si la distribución de la planta lo impide, puedes comprar lámparas de luz artificial en tonos blancos.

Además, los nuevos puestos de trabajo deben poseer lugares de almacenamiento, como cajoneras por cada dos

personas como máximo y estanterías para archivadores o libros.

 

 

  • Los espacios de descanso son importantes, ya que eliminan el stress y dan un respiro a los trabajadores de la rutina laboral. Deben tener muebles cómodos de diseño no tan formal.

 

La tendencia es de compartir el espacio, que individualizarlo o aislando al personal. Una buena distribución debe buscar siempre la funcionalidad y el manejo de tiempos, orientado hacia el flujo de trabajo, y que permita una continua comunicación interdepartamental y personal.