¡Por favor! «NO» compres una silla de escritorio con estas características👏

Luego de 15 años de ver diferentes casos entre nuestros clientes y conocer los diferentes modelos de sillas que existen en el mercado, podemos decirte como expertos que características NO deben tener una silla de escritorio.

Acuerdate que una silla correcta junto con una buena postura nos permite prevenir lesiones o dolores. Si ya te decidiste y vas a cambiar de silla, asegúrate que NO tenga esto:

Asiento demasiado mullido

Al contrario de lo que parece, tener un asiento muy mullido no asegura la comodidad, si no por el contrario, este tipo de asiento se adaptará a tu mala postura y hará que tu cuerpo no esté bien sostenido lo que a la larga se traduce en dolores o molestias.

Espumas de baja calidad o demasiado mullidas son comunes en sillas de bajo costo que encuentras en tiendas por departamentos o de importadores no especializados.

Nunca pero nunca compres una silla con asiento de malla.

La malla de nylon ha sido diseñada para ser usada como respaldo flexible, transpirable y fresco, mas no para usarse como asiento.

Además de la incomodidad propia de este asiento, el material es abrasivo. Por su uso prolongado daña la ropa y, además, puede provocar irritaciones en la piel.

 

Por lo general las sillas usan materiales de malla dura y tensa, esto para incrementar la vida de la silla, pero no proporcionará el mismo nivel de comodidad. Sin el apoyo, la mayor parte de su peso recaerá sobre el coxis, lo que dificultará sentarse durante un período prolongado.

Cojín Lumbar

Es ilógico necesitar este accesorio ya que la silla que escojas debe apoyar correctamente tu espalda. Su uso hará que no esté bien apoyada. El mal apoyo de tu cuerpo significa desbalance, lo que genera dolores y molestias.

Y si tu espalda no llega al respaldo de la silla, usa un reposapiés y/o tu silla debería tener asiento deslizable.

Brazos fijos

Te recomendamos no adquirir sillas de brazos fijos. Todos tenemos diferentes contexturas y tamaños, y por tanto diferentes niveles de apoyo de nuestros brazos.

Un par de apoyabrazos es un acompañante silencioso durante nuestras horas de trabajo, que asegura el apoyo y comodidad de nuestros brazos, hombros y cuello.

Esperamos tomes en cuenta estos consejos para la salud de tu espalda. ¡Cualquier consulta comunícate con nosotros para poder ayudarte!

Si deseas saber como es una silla ergonómica te recomendamos este artículo: