Las 7 estrategias para dejar de procrastinar

¿Eres de los que dejan las cosas para “luego”?

¿y quieres saber si tienes problemas de procrastinación?

Responde estas preguntas, y si contestas más de la mitad, te recomiendo leer hasta el final todas las estrategias para romper con el ciclo de procrastinación, y no caer en el estrés, frustración y culpabilidad.  

  • ¿hago tareas que debí hacer hace días?.
  • ¿he pensado que es mejor posponer tareas hasta tener mejor inspiración?.
  • ¿Cuándo la fecha limite se acerca suelo crear más excusas e distraerme?.
  • ¿suelo posponer actividades o tareas sencillas y rápidas porque creo que lo hare en cualquier momento ya que es una tarea fácil y rápida?.
  • ¿me cuesta mucho terminar las tareas planeadas y a veces quedan inconclusas?.
  • ¿suelo trabajar bajo presión porque la fecha límite está muy cerca?.
  • ¿usualmente no se cómo empezar cuando tengo un proyecto grande?.

Si tus respuestas fueron acertadas en la gran mayoría o totalidad, entonces, es necesario que revises estas estrategias y escojas las que mas se adecuen a ti:

  1. El truco del “congelado”

 Justo en el momento en el que estás pensando empezar otra cosa que no sea tu tarea o actividad planeada: ver tu celular, ir a la cocina, saludar al perro o cualquier otra cosa ¡DETENTE!, debes CONGELARTE por un momento.

Este momento es clave, entrenas a tu cerebro a no tener tareas placebo para sentirte mejor porque “si no haces lo que debes o necesitas hacer, entonces, no puedes hacer nada más en su lugar”.

Es la estrategia de auto orillarse y hacer los posible por terminas lo que SI DEBEMOS hacer. Es un truco muy preciso para romper el ciclo de la procrastinación.  

  1. Mejora tu versión de “yo trabajo mejor bajo presión”.

 Estos son conocidos como los procrastinadores activos, el tipo de personas que son capaces de lograr trabajar mejor bajo presión hasta llegar ser muy productivos.

Para poder potenciar ese clímax de creatividad y energía, que algunos buscan a propósito, necesitas organizar tu tarea o proyecto en fases o niveles y marcar fechas limites para crear la urgencia de hacerlo.

Puede ser bueno trabajar bajo presión, pero no lo es hacerlo con sobre estrés y preocupación, ya que puede convertirse en bloqueo mental y frustración

 El entrenamiento de la recompensa.

Para esta estrategia necesitas tener tu lista de tareas y horarios, ya que solo debes agregar breaks de 5 a 10 minutos para disfrutar de algo que te guste o la recompensa que quieras, por ejemplo: unos snacks, postre, jugar con mi mascota, etc.

  1. Estrategia del acumulador.

Si eres de los que prefiere lo visual, esto sería perfecto para ti.

Usa un Excel o lo que te funcione mejor, imagina que un cuadrado representa tu día y todo en conjunto el mes o el año. Debes marcar de negro cada vez que procrastines.

Lo interesante es que este método puedes adecuarlo para tu día a día o actividades de mediano o largo plazo.

Inténtalo! A veces necesitas ver directamente la realidad y afrontarle.

  1. Estrategia de la rana.

Tu día debe empezar con la tarea mas complicada o aburrida que tengas y terminar con la más sencilla y fácil. 

  1. Método paso a paso.

Especial para las personas que procrastinan porque no tienen claro por donde empezar o como hacer porque esta super complicado.

Coloca en un bloc de notas o agenda las fases que tiene tu tarea o proyecto; luego, agrega las sub tareas de cada fase.

Entonces, ese gran proyecto se convierte en pequeñas tareas dominó. Sabrás cómo empezar y las cosas que necesitas o no sabes, podrás saberlo con mayor claridad. 

  1. Planificación realista.

Tu lista de planificación es muy importante durante tu día. debes pensar en tus picos de concentración, breaks y/o actividades entre tiempos.

Si sobrecargas tu lista y no las cumples, te sentirás culpable de no terminarla, y no será por tu procrastinación, sino, por que no estaba acorde a tus tiempos reales.

No te pierdas nuestros consejos en ergonomía, diseño y salud.

Productos Relacionados

Positiva Gris

Arco

Confort