¿Tu silla tiene sistema Syncro, sabes lo qué es?

Y se llama así porque el movimiento del respaldo y asiento se produce simultáneamente, es decir, el grado de apertura se produce conjuntamente entre el asiento y el respaldo de tu silla de oficina.

El mecanismo de contacto permanente permite su uso en modo libre, es decir la inclinación de respaldo y asiento de la silla se pueden liberar con lo que seguirán al cuerpo del usuario, y además tiene un mando para regular la presión que el mecanismo ejerce al movimiento según el peso del usuario.

El sincronizado permite regular la inclinación no sólo del respaldo sino también la del asiento. Pero no permite cualquier regulación, sino que los ángulos y sentidos de las inclinaciones de las dos piezas están sincronizadas.

 

 

 

 

Pero ¿cómo funciona?

Este sistema puede ajustarse en función de las ergonometría del usuario y del puesto de trabajo que desempeña. Un ejemplo puede ser una persona que trabaja en frente del ordenador debe tener la espalda ligeramente hacia adelante y las rodillas en 90 grados con respecto al nivel del suelo.

La báscula de la silla funciona si liberamos el mecanismo, dejamos libre el sistema provocando un balanceo del asiento y respaldo de forma sostenida. Pero siempre manteniendo un ángulo adecuado entre ambos de tal manera que se limitan el tipo de posiciones que se puede adoptar.

Estas sillas de oficina incorporan además un regulador de tensión para ajustar la dureza de este balanceo. A mayor presión, mayor dureza de balanceo y viceversa.

Cuando inclinamos el respaldo hacia atrás la parte delantera del asiento sube y la separación entre respaldo y asiento aumenta; cuando dejamos que el respaldo venga hacia delante el asiento baja disminuyendo el ángulo que forma con el respaldo

Se puede liberar el mecanismo y encontrar nuestra posición, cerrando de nuevo el mecanismo, para que se quede fijo en la posición que deseamos. De esta manera ajustamos nuestra silla de oficina de acuerdo con nuestras necesidades.