Sentarse bien es sentirse bien | Visso | Blog
A veces hay que planificar e implementar nuevos lugares para el futuro personal que vendrá. Una silla adecuada podrá mantener cómodo y estables a tus colaboradores.

Para obtener la silla ideal no necesitas gastar demasiado. Conociendo las partes importantes de una silla y sus beneficios, podrás realizar una buena elección a la hora de adquirir las que necesitas.

El siguiente artículo te puede interesar: ¿Quieres diseñar un ambiente de descanso?

Para elegir una silla de calidad que perdure y no dañe la salud de tus trabajadores debes considerar los siguientes puntos:

El respaldar

Las sillas ergonómicas deben ser ajustables y con apoyo lumbar. El respaldar debe ser suficientemente alto como para dar reposo a la espalda y el cuello. Esto brindará mayor comodidad y estabilidad a la espalda.

Las sillas con respaldares en malla se adaptan mejor a la forma de tu espalda y permiten una mejor ventilación. Lo recomendado para trabajar es de 95 o 105 grados. El asiento de la silla debe ser cómodo y ancho.

El asiento

El material más usado en los asientos tapizados que brindarán una alta resistencia al uso, combinada con rigidez y estabilidad. Hoy en día los asientos pueden ser del color que deseas.

La altura del asiento se debe configurar de acuerdo con las dimensiones de las piernas y espalda. Recuerda que esto influye en la posición y visión.

La base

Es mejor si la silla tiene una base rígida y resistente, el uso del metal y la fibra de nylon son muy usados hoy en día. La base debe tener las ruedas que le darán mayor movilidad a tu personal en la oficina.

Te recomendamos que la base sea de aluminio por su rigidez y duración. Su base con acabado brillante mejorará la estética de tu oficina.

Productos que te pueden interesar:

Suscríbete a nuestro Blog: